Lo que aportan los nietos

Los niños dan mucho trabajo pero también muchas alegrías. Son sinónimo de alegría, jovialidad, diversión, inocencia, esfuerzo… y muchas sensaciones gratas que nos llenan de vida. Con el cese de la vida laboral, para muchos mayores, el día a día transcurre de una forma más lenta y aburrida. Ya no tienen la actividad que tenían antes y eso les hace sentir un poco menos útiles.

Para muchos, ocuparse de los nietos, en una justa medida, llega a ser enriquecedor y lo toman con muy buena acogida. Son conscientes de que los niños les transforma la vida y los llenan de cosas positivas:

Los niños tienen una energía positiva que se contagia, al igual que las risas. Sus actitudes graciosas y cómicas hacen reír a los mayores, lo cual, es enormemente saludable.

Los abuelos se sientes más útiles cuando llenan su tiempo libre con el cuidado de los nietos, aunque siempre lo más correcto es hacerlo en una justa medida, para que éstos no se sientan esclavos de un ritmo de vida estresado. Al estar activos, los abuelos se sienten mejor tanto física como psicológicamente.

El abrazo y los besos y mimos de un niño no tienen precio. El amor y el cariño que trasmiten son muy beneficiosos para los mayores. Y son capaces de hacer evadir los problemas con una simple sonrisa.

Los abuelos acaban aprendiendo de todas aquellas cosas que rodean y les interesa a los niños, desde los juegos, los animales, la música… Y sobretodo enseñan a ver el mundo desde la mirada más amable. Los niños enseñan a valorar los pequeños detalles de la vida, y a darle importancia a cosas que antes pasaban inadvertidas.

Abuelos de hoy muy activos

La vejez de ahora no es la misma que hace un par de generaciones. Los abuelos de hoy en día son personas que con 55, 60 o 65 años son dinámicas, activas, tienen inquietudes y están dispuestas a colaborar en todo lo que haga falta. Los abuelos de ahora han aprendido a disfrutar de su tiempo, a preocuparse por ellos mismos, a hacer ejercicio, mantener sus relaciones sociales, sus actividades de ocio, y sus actividades intelectuales.Y si bien pueden participar también en el cuidado de sus nietos, eso no debe impedir que continúen con su estilo de vida.

Entrenar y jugar con los nietos

La diferencia generacional entre abuelos y niños es notable, y aún más cuando en las últimas décadas el avance de la tecnología a acusado esas diferencias. Muchos de nuestros mayores apenas pudieron cursar estudios y se encuentran con unos nietos que prácticamente se entretienen con el uso de consolas. Hablamos de dos extremos pero que son más habituales de lo que podamos creer.

Por eso, ahora más que nunca son tan beneficiosas esas relaciones entre abuelos y nietos. Los mayores pueden entender el uso de los ordenadores, para que sirven, como se utilizan y como sacarles provecho… entre otras cosas.

Y los niños pueden retomar entretenimientos basados en la lectura, conversaciones, juegos de mesa, y todo tipo de actividades creativas.

También los abuelos pueden ayudar a repasar y hacer deberes con los pequeños. Si éstos cursas la etapa infantil, repasar colores, describir objetos, pintar, colorear, manualidades sencillas, etc. Si los niños estas en el primer ciclo de primaria, pueden ayudarles con la lectura, con las operaciones matemáticas sencillas y con los temas de medio ambiente o sociales. Y si están en ciclos más avanzados, repasar historia y geografía puede ser muy entretenido y didáctico para ambos.

Crecemosjuntos

Crecemos Juntos es una iniciativa que impulsa, fomenta y consolida la relación entre nietos y abuelos, y demuestra lo beneficioso que resulta ese vínculo intergeneracional, tanto para los mayores como para los pequeños. Continue reading